2.02. ¿Daría Dios a su Hijo para salvar de la muerte a una raza de personas que no pueden morir?

En el relato de la creación del hombre no hay nada que sugiera que el hombre es inmortal:

"Entonces Jehová Dios formó al hombre del polvo de la tierra, y sopló en su nariz aliento de vida, y fue el hombre un ser viviente" (Génesis 2:7).

Es interesante notar que si el aliento de vida, que constituyó al hombre en un ser viviente, lo hizo inmortal, entonces los animales también debe ser inmortales, pues en Génesis 7:15 leemos que "vinieron, pues, con Noé al arca, de dos en dos de toda carne en que había espíritu de vida".

Razonemos juntos nuevamente.

¿Puedes imaginar al Creador amenazando al hombre con la muerte por la desobediencia si lo hubiera creado de tal manera que no pudiera morir?

¿No sería ridículo decirle: "Ciertamente morirás" a un hombre que no pudiese morir?

Piensa en este hermoso texto:

"Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna" (Juan 3:16).

¿Daría Dios a su Hijo para salvar de la muerte a una raza de personas que no pueden morir? ¡Ciertamente que no!